En el vértice del huracán está el asentamiento de la quietud donde el corazón reside. Haciendo círculos sufis uno puede erguirse como un guerrero sagrado que confía en la vida a pesar de estar en medio del conflicto.
Yogui Bajan nos metió dentro de esa cadena de trasmisión de lo sagrado y rescató de la tradición sufí la danza de los derviches giróvagos. De alguna forma la danza siempre estuvo presente desde el principio de la humanidad con ese carácter místico y así el humano rendía culto al movimiento como esencia de vida.
El maestro de la Era de Acuario nos contó con esta práctica de una bella forma y a modo de metáfora que elegir un camino era un asunto interior, un asunto del corazón, que sólo dentro de uno mismo estaba la respuesta.
La palabra derviche proviene del persa, que literalmente significa “el que busca las puertas”. En esta meditación en movimiento que se denomina samá (giro) los practicantes llevan unos siete siglos danzando focalizando su atención en esa divinidad interior. El derviche actúa como un eje canalizador de un flujo de energía interno hacia el universo y del universo a su interior.
El samá se convierte así en una oración universal, en la que el humano entra en ese ritmo donde desde la célula mas pequeña hasta la espiral de una galaxia todo gira en unión cósmica.
El mensaje sufí es claro; el hombre es una parte de la divinidad y en realidad el hombre no existe, existe el alma humana que en su bagaje y llegado al último grado de su desarrollo tendrá que unirse al Alma Divina.
Cuando practiques este ejercicio permítete que el sentir de tu corazón te guíe, que puedas vislumbrar tu camino, que te arraigues a tu propósito y que llegues a tu destino.
Y en unión, Un solo Corazón, Un único Camino, Un único Destino…
“El samá’ es el adorno del alma que ayuda a ésta a descubrir el amor, a experimentar el escalofrío del encuentro, a despojarse de los velos y a sentirse en presencia de Dios”
P.D. Para Yogui Bhajan
Gracias infinitas estés donde estés por permitir danzar a la mujer a este lado del mundo.
Sat Nam

Cris Parga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Espera...

Suscribete a mi web

Quieres ser notificado cuando un artículo es publicado? Apunta tu email y nombre debajo.
A %d blogueros les gusta esto: