En otoño siempre es bueno potenciar el sistema inmunológico y para ello se necesita limpieza interna. Esta sencilla crema rica en vitaminas y minerales como magnesio, zinc o calcio, es una combinación perfecta que pone en marcha agentes desintoxicantes en nuestro organismo purificadores de la sangre, el hígado y el tracto intestinal.

Del ingrediente principal, la remolacha, hay que destacar vitaminas como la riboflavina, relacionada con la producción de anticuerpos, de glóbulos rojos y colaboradora en la producción de energía; la vitamina B3, que ayuda al funcionamiento del sistema digestivo y del sistema nervioso, la B6, que participa en el metabolismo celular y en el funcionamiento del sistema inmune. Contiene también ácido fólico, importante en la producción de glóbulos rojos, blancos y en la formación de anticuerpos. Es la hortaliza estrella para quienes sufren de anemia por falta de hierro, y contiene la vitamina C suficiente que se necesita para poder absorberlo.

La crema de remolacha es una opción terapéutica por la noche, ya que facilita los procesos de restauración de cuerpo, es descongestiva y fácil de digerir.

En los ingredientes he añadido hojas de laurel, una planta con destacadas propiedades medicinales de la que comenté en un anterior post, beneficiosa en caso de enfermedades hepático biliares y con capacidades diuréticas.

Ingredientes

  • 3 remolachas peladas y troceadas (si sufres cálculos renales debes de sustituir la remolacha por calabaza o zanahoria).
  • 2 ó 3 cebollas cortadas en medias lunas.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva ecológico de primera presión en frío.
  • 2 hojas de laurel.
  • Sal rosa del Himalaya.
  • Una rama de perejil fresco.
  • Semillas de sésamo.

Preparación

En una olla mediana, saltea las cebollas con el aceite, las dos hojas de laurel y un poco de sal durante 12 minutos.
Añade la remolacha cortada y cubre todas las verduras con agua.
Deja que llegue a ebullición, reduce a fuego medio y cubre con tapa 20 minutos. Pasado el tiempo, retira las hojas de laurel y pasa la batidora hasta conseguir una consistencia cremosa.
Puedes servir la crema en un bonito tazón con unas hojas decorativas de perejil fresco y semillas de sésamo.

Cris Parga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Espera...

Suscribete a mi web

Quieres ser notificado cuando un artículo es publicado? Apunta tu email y nombre debajo.
A %d blogueros les gusta esto: