En verano las comidas y bebidas ligeras son una buena opción. Siempre se hacen más agradables, de fácil digestión y si optamos por alimentos sanos, estos, nos aportaran grandes beneficios, haciendo terapéuticos momentos cotidianos.

Aquí va mi propuesta verde! Pero antes de compartir una simple receta, me apetece contarte las interesantes propiedades de este rico batido.

BENEFICIOS

Aquí describo la de sus dos ingredientes principales, espinacas y piña.

La espinacas como hoja verde contienen clorofilina, folatos y tocoferol, ingredientes que la hacen una buena antioxidante generadora de mecanismos protectores anticáncer.

Su consumo aporta una excelente fuente de vitamina k, imprescindible para la retención de calcio en la matriz ósea. También minerales como el magnesio, potasio, calcio y zinc; todos ello presentes en el tejido óseo, neuronal, en la sangre y participando en procesos internos necesarios para nuestra vida.

Las espinacas son fortalecedoras de los músculos por la presencia de factor C0-Q10, y antioxidante importante sobre todo para el músculo cardiaco.

Sus fitonutrientes y pigmentos como el beta caroteno y la luteína las hacen beneficiosas para los ojos y para la piel, amortiguando los efectos nocivos de los Rayos UV y regenerando estos sensibles tejidos.

Son antiinflamatorias, llegando a proteger la membrana del estómago y aumentando la resistencia del revestimiento del tracto digestivo.

Hablemos ahora de la piña. Esta fruta tropical contiene bromelina, enzima digestiva y estimulante de secreciones gástricas y disolvente de mucosidades. Su alto contenido en fibra la hace ideal como preventiva de estreñimiento.

Es antiinflamatoria, muy beneficiosa en casos de artritis o gota.

Por su abundante contenido en agua (hasta un 87%) es un diurético natural, que ayuda en casos de retención de líquidos, hinchazón o cólico renal.

Favorece el sistema inmunitario frente ataques patógenos y ayuda a la eliminación de parásitos intestinales.

Por último decir que es una fruta rica en vitamina A, C y del grupo B, haciéndola a esta una excelente fuente antioxidante, antienvejecimiento y combatiente de radicales libres.

RECETA

Ingredientes

. Un puñado generoso de espinacas frescas.

. ½ Piña

. 1 limón

. 1 manzana verde

. 1 zanahoria

Preparación

Lava las espinacas y la manzana, pela la piña, el limón y la zanahoria. Coloca todo los ingredientes en el vaso de la batidora, tritura y sirve.

Si te apetece frío puedes añadir unos cubitos de hielo.

REFLEXIÓN

Para terminar, me gustaría recordarte que el cuerpo humano es el objetivo final de la naturaleza, un don que se nos ha otorgado para que lo apreciemos y cuidemos durante toda la vida. Pero disfrutar de ese don requiere conocimiento y comprensión de las necesidades diarias.

Hoy en esta parte del mundo hay abundancia de alimento, pero también hay más prisa y falta de tiempo. A veces se come a “Salto de mata”, y las células reciben más estrés que nutrientes.

Te propongo que cada día a tu mesa invites al filósofo mítico Epicuro de Samos, para quien la búsqueda del placer era la máxima virtud de todo mortal. Esa búsqueda debía de ser hecha con prudencia, aplicada a todos los ámbitos de la vida; aplicada a la mesa, mediante una comida placentera, pero justa! De tal manera que él decía que una comilona sin cautela, traería inevitablemente dolor.

Este es tiempo ya de aprender a escoger lo que conviene, ya sea un nuevo estilo de vida, como un alimento o bebida consciente.

Se prudente!

Se justo!

Que disfrutes y te sanes en cada acto!

Cris Parga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Espera...

Suscribete a mi web

Quieres ser notificado cuando un artículo es publicado? Apunta tu email y nombre debajo.
A %d blogueros les gusta esto: